'Escapada' a Albarracín de Centro Porsche Valencia



Centro Porsche Valencia invitó el sábado 28 de abril a una nueva excursión para sus clientes. Bautizada por Porsche como 'Escapada', en esta ocasión tenía como destino la localidad turolense de Albarracín. Treinta coches, entre deportivos de la marca de Stuttgart y algún Cayenne, se dieron cita en la sede del Centro Porsche Valencia a las 8:30 horas. La ruta era larga y, a pesar de ser sábado, tocaba madrugar. Valía la pena. Un café, un trozo de torta y todos en marcha. A pesar de las previsiones, de momento no llovía. Salida de Valencia por la A7 dirección Teruel rumbo a Rubielos de Mora, la primera parada. La lluvia hace aparición a la altura de Segorbe, mal día para los cabrios.Llegada a Rubielos de Mora y almuerzo. Como Dios manda, sentados a la mesa y con todo tipo de embutidos y carnes provenientes de la orza. Atracón propio de cada actividad o evento organizado por Antonio Vicente, patrón de Centro Porsche Valencia. Repuestas las fuerzas, salida hacia Albarracín. Ha cesado la lluvia, pero el sol no hace ningún intento de dejarse ver. Gran expectación en la entrada de Albarracín a la llegada de los 30 vehículos firmados por Porsche, sobre todo entre los más jóvenes del lugar. El aparcamiento se llevó a cabo casi con un metro en la mano para ubicar todos los coches en una de las céntricas plazas de la población, cerca del Hotel Albarracín, donde se serviría posteriormente la comida a los invitados. Antes una guía experta en la historia en este idílico marco habría de ofrecer una ruta explicativa por sus calles. Una lluvia inesperada acababa con tan interesante charla. Así pues, todo el mundo a comer. Una vez más, una opípara comida con paletilla de ternasco como protagonista.Después, vuelta a casa con el recuerdo grabado de aquella visita con Porsche a Albarracín, un lugar histórico y una marca que ha llenado también muchas páginas de libros de la historia del automóvil.